Poema XIV

A los que se cosieron la boca

en la asamblea 

IGNORO

Que no sé lo que es el dolor me dijo la muerte

Viendo sangrar mi pecho y mis labios

Desgarrados mis motines de sueños

Y mis cristales atropellados.

¡Qué sabe la excelentísima de haberte querido!

Si en sombras pernocta su huella sagrada

Usurpa celosa las dalias de ríos

Zarpa abundante hacia el puerto vesania

¡Qué sabe la traidora de sentencia cerrada!

Sin pacto de honor,

Sin testigos.

¡Qué sabe de amarte y dejarte en la nada!

¡Qué sabe la noche de haberte perdido!

BilerChildrenLeg og SpilAutobranchen